Costumbres y Fiestas

Son los serranos gentes orgullosas de su pasado que guardan sus costumbres, que se niegan a perder su identidad e idiosincrasia particular, luchando por mantener sus tradiciones vivas a través de las generaciones futuras.

Los trajes típicos que los antiguos serranos usaban a diario hoy son sólo lucidos en los días de fiesta, siendo tanto el traje de varón como el femenino de gran vistosidad (no hay que olvidar que el traje albercano está considerado como el más rico de España )

Es el bordado serrano una técnica tradicional característica de toda la Sierra que llevan a cabo sus mujeres en gruesas telas de lana que luego ornamentarán los trajes populares o las viviendas. Las manos diestras en el oficio emplean el hilo para marcar el relieve con motivos de animales reales o fantásticos, flores o elementos geométricos que tienen en sí mismos una simbología propia.

Antiguamente, se celebraba la fiesta mayor de San Martín del Castañar en la Visitación, el 2 de julio. Posteriormente se trasladó a los días 9,10 y 11 de Agosto.

Otras días de celebración son:

- el 11 de Noviembre, Fiesta del patrón San Martín de Tours

- el 21 de Noviembre, Fiesta de Nuestra Señora del Socorro

Día de fiesta sin duda es aquel en que se lleva a cabo la matanza del puerco del que bien se dice que se aprovecha todo. Aún existen familias que los ceban durante todo el año y se reúnen un día señalado del invierno para compartir su sacrificio y degustar las viandas in situ. Las artesas, máquinas de embutir, banastas y tripas en remojo se pueden ver por doquier a las puertas de las casas en tan señalada fecha. Tras el golpe de gracia del capador y el sangrado del cochino, se chamusca con helechos secos para orearlo bien y quitarle el pelo. Se raspa la piel chamuscada y se lleva a cabo el despiece, soportando los rigores del frío con la ayuda de un buen aguardiente. Serán las mujeres las que laven las tripas que contendrán los ricos embutidos después de que el veterinario dé su visto bueno a las piezas.

Son infinitas las curiosidades del vivir diario de los serranos antiguos. Mencionaremos algunas propias de San Martín como el que los padrinos de una boda siempre lo eran de la parte del novio ( en La Alberca, por ejemplo, eran de parte de la novia).

El día de San Juan es costumbre colocar un ramo de higuera o cerezo en la puerta o ventana de la casa de la moza. Y si el pretendiente era de otro pueblo tirarlo al pilón de la plaza.

En la mili, si un mozo se escribía con una moza ya eran novios, aunque él no podía escribirle a ella directamente. Cuando volvía, se casaban.

En la verbena, sólo se bailaba con un mismo acompañante tres bailes. Al final ella decía “gracias” porque si concedía más se consideraba ésta una declaración de serio consentimiento.